¿Qué diócesis existen en Latinoamérica?

La Iglesia en América Latina, ha ayudado a fortalecer las familias, financiar la educación católica y fomentar las vocaciones sacerdotales y religiosas, haciendo donaciones de la colecta para la Iglesia. Durante más de 50 años, los católicos han expresado y practicado  la solidaridad con la Iglesia desde México hasta el Caribe, pasando por el extremo sur de Sudamérica. 

La Iglesia Católica Romana es la iglesia cristiana más grande del mundo con cerca de 1.200 millones de adherentes. Es jerárquica y dirigida por el obispo de Roma, el Papa, que es el obispo principal de una iglesia ordenada en unas 2800 diócesis dirigidas por obispos locales. Aproximadamente el 40% de todos los católicos viven en América Latina. 

Los ibéricos introdujeron el catolicismo romano en América Latina cuando España y Portugal conquistaron y colonizaron sus respectivos imperios del Nuevo Mundo después del año 1500. 

Los misioneros intentaron con variados éxitos convertir a los amerindios y esclavos africanos a sus sistemas de creencias y hacer del catolicismo la única religión que se practicaba en la Iberoamérica colonial. 

A pesar del crecimiento del protestantismo, las religiones de inspiración africana y otras expresiones religiosas en el siglo XX, alrededor del ochenta por ciento de los latinoamericanos se adhieren hoy al catolicismo romano.

La Creación de las Diócesis en América Látina

Las  primeras diócesis en América Latina, fueron  creadas en 1504, en las Islas del Caribe, basada en una descripción de los reportes de Cristóbal Colón. Fueron llamadas Yaguata (Santo Domingo), Magua (Concepción de la Vega), y Bayuna (Lares de Guahaba), todas localizadas en la Isla de Hispaniola. Sus arzobispados dependían del Arzobispado de Sevilla, España. 

Según los expertos, todas las diócesis en América Latina fueron creadas en concordancia con un único modelo. Las diócesis de América del Sur, datan de 1534, cuando Cartagena, se constituyó en la primera de ellas. Tres años más tarde se construyó la diócesis de Cuzco, fuera de la región caribeña. 

Una nueva diócesis se constituye cuando la corona demostraba la necesidad de su existencia, y recibia la confirmación del papa. Se requería que el territorio estuviera definido legalmente, y dado que, los europeos tenían una noción vaga de lo que era la geografía del denominado nuevo mundo, en las primeras décadas del siglo XVII, las diócesis tempranas fueron de alguna manera descritas vagamente. 

En Brasil, la diócesis se desarrolló más tarde que en hispanoamérica, los jesuitas jugaron un papel importante en la evangelización temprana, y la corona portuguesa reclamó los derechos de patronato de la iglesia católica en Brasil. 

Algunos sacerdotes seculares sirvieron a la población local portuguesa. Pero no fue sino hasta 1540, que la presencia portuguesa en Brasil, estuvo suficientemente concentrada para garantizar una diócesis. 

vaticano

El Catolicismo Carismático

El crecimiento paralelo del catolicismo carismático, o pentecostal, en la región ha aumentado en los últimos tiempos, con un primer tratamiento integral de este movimiento, que ha revelado su importancia para la Iglesia Católica así como para la gente de América Latina.

Los católicos carismáticos han crecido en todo el mundo hasta alcanzar varios cientos de millones, entre los cuales los latinoamericanos, que son aproximadamente 73 millones de participantes. 

Estas personas están ayudando incorporados a las diócesis de América Látina, a la iglesia católica, contribuyendo a hacerla más extrovertida atrayendo a muchos a la labor evangelizadora y misionera. 

El movimiento ha adquirido rápidamente un carácter indígena latinoamericano y ahora está regresando a través de la migración, afectando al catolicismo en los Estados Unidos.

El catolicismo carismático,  ha sido testigo directo del nacimiento y la madurez de la renovación católica en América Latina, con importantes contribuciones, considerándose  el movimiento católico más importante de América Latina con su notable expansión a todos los países de la región, lo que ha traído consigo una vitalidad inusual y una notable controversia sobre sus prácticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *